CULTURA DEL PRE-RENACIMIENTO

Antecedentes

Italia encabezó la era del renacimiento debido a que este país poseía una lengua, un clima propicio, un regimen de libertad política y una cierta prosperidad comercial.

La esencia del Renacimiento es una esencia intelectual, de que el Renacimiento fue, para el mundo moderno, la emancipación de la razón, podemos pararnos a examinar las relaciones entre el feudalismo y el movimiento renacentista. La actitud mental de la Edad Media era la de la ignorante prosternacion ante los ídolos de la iglesia, el dogma, la autoridad y el escolastismo.

Arte

La arquitectura civil adquirió una importancia extraordinaria, pues se iban a sentar los principios del urbanismo de la era moderna.

En toda Europa concurrieron la tradición arquitectónica y la tendencia renacentista.

El último periodo del góticoha sido denominado flmígero o florido y se distinguen en él los excesos decorativos en las fachadas, ventanas e interiores por el empleo de las bóvedas estrelladas y por la construccion de arcos conopiales, adintelados, etc.

En el siglo XV, en España se combinaron el elemento gótico, mudejar y borgoñon apareciendo el llamado estilo isabelino.

Tambien la escultura tuvo tradicion gótica durante el siglo XV en casi toda Europa, con algunos desapuntes renacentistas. El gran artista de este periodo fue el holandés Claus Sluter.

 

Giovanni Arnolfini y su esposa
Giovanni Arnolfini y su esposa

Los pintores italianos se lanzaron a la conquista del naturalismo, del color, de la expresividad y de la perspectiva. Rasgos que distinguen a la pintura del renacimiento de la pintura medieval.

En el quattrocento, los italianos conquistaron la realidad, la perspectiva y el dominio del color. Por medio de la pintura del retrato el arte se hizo cada vez más individualista.

Desde la mitad del siglo XIII, la región italiana de la Toscana se convirtió en la cabeza de la pintura europea.

Las tres escuelas más importantes de la pintura española fueron la valenciana, catalana y la castellana.

Vislumbres Renacentistas

El renacimiento brotó súbitamente en el mundo como por ensalmo al llegar el siglo XV, sin ser anunciado por ningún signo premonitorio.

Dante Aligbieri
Dante Aligbieri

El poema del Dante, una obra de arte consciente, concebida ya dentro del espíritu moderno y escrito en una lengua moderna, fue el primer signo manifiesto de que Italia, había sacudido su sueño secular. Tras el Dante vino Petrarca. Su ideal de la cultura antigua impulsaron directamente uno de los principales movimientos renacentista, la apasionada orientacion hacia el mundo antiguo.

Giovanni Boccaccio
Giovanni Boccaccio

Despues de Petrarca, Boccaccio abrió otro canal a la corriente de la libertad. Su concepción de la existencia humana familiarizó ya el siglo XIV con aquella forma de alegría placentera y semi-pagana que es uno de los rasgos del verdadero Renacimiento.

Con el Dante, Petrarca y Boccaccio, Italia recobra la conciencia de la libertad intelectual.

Dante es el genio del mundo moderno que se ateve a enfrentarse él solo con el mundo y a crear, seguro de sí mismo y sin más guía que la suya propia. Petrarca, el mismo genio que, volviendo a la tradición de un espléndido pasado, transpone ya un gran trecho del golfo de las sombras. En Boccaccio ese genio mismo proclama la belleza del mundo, la gracia de la juventud y la fuerza del amor y de la vida, sin dejarse intimidar por la amenaza del infierno ni por el temor de la muerte ineluctable.

 

Estos hombres del Renacimiento vivían gozosamente lo que podemos llamar la primera primavera trascendente del mundo moderno.

GRANDES HAZAÑAS DEL RENACIMIENTO

Descubrimiento del Mundo

El descubrimiento del mundo se divide en dos ramas: la exploración del globo terrestre y la exploración sistemática del universo, que es, en realidad, lo que llamamos ciencia.

 

La tierra, considerada en los viejos tiempo como el centro de todas las cosas, como la pupila del ojo de Dios, en gracia a la cual habían sido creadas el sol, la luna y las estrellas, pasaba a ser de pronto uno de los muchos cuerpos que giraban en torno a una gigantesca esfera de luz y calor, la cual no es, a su vez, más que uno entre los unnumerables soles, rodeado cada uno de ellos por un cortejo de planetas y que se hallaban , como sabemos, desperdigados por el espacio infinito.

Modelo de Copérnico, sobre el Universo
Modelo de Copérnico, sobre el Universo

La demostración de las más simples verdades de astronomía venían a destrir de golpe las letendas más importantes de los cristianos primitivos, al reducir a la nada su simbolismo. Se comprende que la Iglesia persiguiera sañudamente a Galileo por haber probado la movilidad de la tierra.

 

Galileo
Galileo

Había nacido la ciencia y de había destado la guerra entre el positivismo científico y la metafísica religiosa. No era posible seguir adornando a Dios bajo las formas y los ídolos de la quimera sacerdotal, adquirían un bueno sentido las palabras de "Dios en un espíritu y quienes lo adoran, deben adorarlo en espíritu y en verdad"

Descubrimiento del Hombre

En el descubrimiento del hombre se señala un doble proceso. El hombre en sus relaciones temporales, ilustrado por la atigüedad pagana, y el hombre en sus relaciones espirituales, ilustrado por la antigüedad bíblica.

En la primera de estas dos regiones, encontramos dos factores en acción: el del arte y el del saber. Durante la Edad Media, las artes plásticas, al igual que la filosofía, habian degenerado en un estéril y vacuo escolastismo, en la fria reproducción de formas sin vida, copiadas técnicamente y sin la menor inspiracíon de patrones adulterados.

Una superstiociosa reverenciaa llevaba al pintor a copiar mecánicamente los ojos almendrados y las rígidas articulaciones de los santos a quienes adoraba desde su infancia, aunque no hubiera querido hacerlo, le faltaba el arte necesario para imitar las formas naturales que veía en torno suyo.

 

Pero la aurora de Renacimiento trajo un nuevo espíritu a las artes. El hombre empezó a darse cuenta que el cuerpo humano encierra en sí mismo una gran nobleza y es digno de paciente estudio. El artista fue orientándose cada vez más hacia la mira de unir los sentimientos devotos y el respeto por la leyenda sagrada a la mayor belleza y la mayor felicidad posible en los trazos.

Empezó a estudiar el desnudo y a dibujar y pintar el cuerpo humano en todas las posiciones. Compuso los vestidos, inventó las actitudes y adoptó la acción de sus figuras y la expresíon de sus caras al tema por él elegido. En una palabra, humanizó los cuadros de los altares y los frescos de los conventos creados por su pincel.

Al pintar a la Virgen y a su hijo como seres humanos, al dramatizar la historia sagrada, iban deslizando insensiblemente bajo los principios de la Iglesia el amor por la belleza y los intereses de la vida real.

Por medio del arte y de las ideas que este introducía en la vida diaria, el Renacimiento trajo al mundo moderno una verdader resurrección del cuerpo humano, que, desde el colapso de la civilizacion antigua, yacía apresado en cicilios y en rígidas mortajas, en las tumbas de los conventos medievales.